Cinco claves para ser un buen runner

Runner

Cada vez hay más gente que se anima a ponerse las zapatillas y salir a correr. Esta actividad es una de las más practicadas por aquellos que se marcan como objetivo tener una vida más sana o perder esos kilos de más que siempre nos deja el verano. En este post descubrirás cómo no tirar la toalla y sobrevivir al intento.

Comenzar un estilo de vida saludable, perder peso, combatir el estrés y otras muchas razones son motivos que nos impulsan a dejar de lado los hábitos sedentarios y echarnos a las calles. A continuación te mostraremos las 5 reglas básicas para iniciarte en el running de manera segura y continua.

1. Conciénciate, el runner debe ser paciente

Uno de los mayores obstáculos con los que chocan los principiantes es la falta de paciencia ante resultados que no llegan tan pronto como esperan. Tómatelo con mucha calma los primeros días. El cuerpo responde mejor a la repetición de pequeñas dosis de ejercicio.

Cuando comenzamos una actividad es normal cogerlo con muchas ganas y una gran motivación, que pueden desaparecer el segundo día si realizamos un esfuerzo al que el cuerpo aún no esté acostumbrado.

Lo aconsejable es empezar haciendo un minuto de carrera y dos caminando e ir en aumento las semanas posteriores, según se vaya acostumbrando el cuerpo y vaya resistiendo a este incremento. De este modo, alcanzaremos el punto en que podamos realizar sesiones completas de 30-45 minutos sin parar.

Un truco es no darlo todo en el entrenamiento para favorecer la motivación de seguir superándonos al día siguiente. Además, así reduciremos la aparición de las dolorosas agujetas los días posteriores. Estas deben considerarse parte del proceso ya que el cuerpo se está adaptando a moverse más.

Correr bien

2. Estiramientos antes y después de correr

Antes y después de practicar running es primordial realizar estiramientos, con el fin de prevenir lesiones. Para comenzar, bastará con realizar movimientos circulares con tus articulaciones y estirar ligeramente los músculos. Esto preparará tu cuerpo antes de realizar cualquier esfuerzo.

Si al comenzar la activada notamos el menor dolor, hay que parar. Cualquier molestia puede ser una simple tendinitis que puede convertirse en algo más serio si no paramos a tiempo. Lo recomendable es caminar y descansar, para que el cuerpo se recupere.

Cuando terminemos, no hay que olvidar estirar bien los músculos trabajados. Estos se contraen continuamente mientras corres, lo que provoca que al finalizar esté más acortado debido a la repetición de contracciones. Con el objetivo de devolver al músculo su posición natural, debemos realizar estiramientos de unos 30 segundos por cada grupo muscular.

3. Respira de manera natural

Es muy habitual escuchar a los principiantes decir que no saben respirar. Esto se debe hacer de manera natural, lo importante es no fatigarse y controlar el ritmo.

Lo ideal es realizar una respiración combinada entre intercostal y diafragmática. En la primera intervienen los músculos intercostales externos, es decir, la caja torácica se expande al inspirar el aire y se relaja al expirarlo. En cuanto a la respiración diafragmática es el abdomen el que se hincha al inspirar, llenándose de aire la parte de debajo de los pulmones.

En ambos ejercicios, es esencial inspirar y expirar por la nariz y mantener relajado el abdomen. De este modo, el aire llega filtrado, humedecido y con una temperatura adecuada a los pulmones.

4. Cambia de ruta

El running no tiene por qué ser un deporte aburrido. Cambiar de ruta semana es una buena manera de acabar con la rutina y descubrir nuevos lugares por donde seguir recorriendo kilómetros. Los fines de semanas puedes planificar salidas en lugares agradables y tranquilos, como pueden ser el mar o parajes campestres. ¡No permitas que la monotonía sea un obstáculo en tu nueva aventura!

5. Equípate con los mejores productos

Es esencial estar bien equipado antes de comenzar a correr. Utilizar calzado ideado para esta práctica deportiva, así evitará la aparición de lesiones. Es importante no escatimar en dinero cuando estás poniendo en riesgo tu salud física. Eso sí, no pienses que solo las zapatillas son importantes. Un elemento esencial que cada vez los corredores tienen más en cuenta son los calcetines deportivos, ya que es el primer elemento con el que tienen contacto nuestros pies y les protegen del propio calzado.

Por lo tanto, te recomendamos que a la mínima molestia acudas a un especialista, posiblemente tengas que disponer de productos adecuados que te ayuden a evitar sufrir lesiones.

Lo principal es estar mentalizado. Practicando running los resultados son rápidos, pero no inmediatos. Debemos darnos de margen un mes para comenzar a notar sus beneficios. Nadie dijo que el comienzo fuera a ser fácil pero, sin duda, merecerá la pena porque…#LaVidaEsMovimiento.